Actividad

  • Francisco Ramírez Ramos ha publicado una actualización hace 1 año, 11 meses

    Luego de culminar el programa de formación y preguntarnos cómo hacer para garantizar que el mensaje de reconocimiento y diálogo entre diferentes como mecanismo para evitar la guerra; llegué a la conclusión de que una primera acción, muy individual, por cierto, por lo que no supone emprender en principio el cambio de nadie más que uno mismo, sería cambiar mi lenguaje y abandonar expresiones deshumanizantes (o bichificantes, en referencia al bicho al que Román se refiere al hablar sobre lo que hace falta para llegar a la guerra), tales como “malditos chavistas”, “malditos escuálidos”, chavecos, guarimberos, et al.

    Si logramos alcanzar esa situación objetivo, es decir, el cambio de nuestro lenguaje de deshumanizante a uno que reconozca la individualidad y la diferencia sin que suponga una afrenta, podremos empezar a aspirar o ambicionar cambiar a otros mediante el ejemplo.

    Saludos a todos.